Muerte un poco

Hoy mi neurosis tocó fondo. El día fue frío y trágico y arrastré los pies en lugar de caminar. Transité todos los lugares comunes del domingo: el vértigo previo al lunes y el intento de explicarme, una vez más, la angustia burguesa existencial que sabe reinventarse y que no da tregua. El famoso vacío, ¿ubicás?

Soy de llorar un montón pero hace más de un mes que no me salía. Las lágrimas amagaban por las comisuras de mis ojos por alguna que otra canción o escena o situación de nervios pero después se quedaban ahí, retrocedían y se secaban. Amagaban.
Hace un rato, cuando terminé de ducharme, juntaba mi pelo con las manos para escurrirlo y, sin poder siquiera estirar el brazo para buscar la toalla y secarme, me quedé en una especie de parálisis, de pie en la bañadera. Mis pensamientos no me permitían dar un paso más, y pude. Liberé ese llanto que se desata como a cántaros, en la intimidad que permite el momento del baño. Terapia líquida y sentidos empañados. Salí y escuché el Adagio un poco mosso de Beethoven del concierto para piano nº5. Lloré mejor.
Ahora me duele mucho la cabeza y tanto que siento que tengo un tumor. Si me sigue doliendo voy a ir a una guardia para que me hagan una tomografía y si me sale algo y me dicen que tengo dos meses de vida voy a tener que hablar con mis jefes para decirles que dejo de trabajar. Que voy a dedicarme a experimentar y hacer cosas sin repetición o repetir cosas pero que amo mucho hacer hasta que. Hasta que.
Me duele mucho. Es como ese dolor frontal que me pincha y que si me aprieto un poco la frente se alivia pero cierro los ojos y sigue. Intento quedarme dormida y creo que lo logro.
¿Irán a mi funeral los chicos con los que salí o cogí alguna vez? En realidad no quiero que me entierren, prefiero que me cremen. ¿Se enterarán de que me morí? ¿Le voy a contar a él que estoy enferma aunque no hablemos hace un montón? No quiero dar lástima, no me doy lástima.
Abro los ojos y todo parece indicar que estoy en el mismo cuerpo que hace unas horas. Me siento mejor y tengo hambre. La mente es turra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: